lunes, 2 de junio de 2008

Normas de Circulacion

Conducir una bicicleta, implica conducir un vehículo. Por ende, como conductores, deberemos
observar determinadas "reglas" o "normas" que, de no respetarlas, convertiremos en caótica
nuestra circulación y la de los otros usuarios de las vías.

La Ley de Tránsito ha puesto como límite mínimo, la edad de doce (12) años para circular por la
calzada con rodados propulsados por su conductor, por considerar que sólo a esa edad se logra
comprender las reglas y normas que implican dicha conducción.

Podemos definir como normas fundamentales, las siguientes:

* Circular por la derecha.

* Mantener una velocidad adecuada.

* Advertir las maniobras.

* Obedecer las prohibiciones.

*
Obedecer las señales (semáforos, señales de tránsito pintadas sobre el pavimento u
horizontales, señales verticales pintadas sobre carteles, señales manuales de los agentes de
tránsito, etc.)



CIRCULAR POR LA DERECHA


Convertida en una regla fundamental, debe ser respetada por todo ciclista urbano, quien debe
circular en línea recta, lo más cerca posible de la vereda y sin hacer cambios bruscos de
dirección.
Si bien, muchas objeciones pueden plantearse respecto a una circulación por la derecha de la
calzada (ómnibus detenidos para el ascenso y descenso de pasajeros, operatoria de carga y
descarga, etc.),lo cierto es que, los carriles de la izquierda son los reservados para una
circulación más rápida de los vehículos automotores, los cuales al estar propulsados por
motor, alcanzan una velocidad tal que no puede ser comparada con la desarrollada por una
bicicleta.
De allí, que ante esa "debilidad de fuerzas", se haga necesario en los ciclistas utilizar el carril
más protegido, seguramente más lento pero proporcional a la velocidad que se puede alcanzar
con una "bici". Así, estaremos más seguros y no interferiremos con la fluidez de los
automóviles.


VELOCIDAD ADECUADA

Mantener una velocidad adecuada, implica ejercer, de manera constante y sistemática, un
análisis de valor sobre las circunstancias del medio por el que circulamos (pavimento mojado,
barro, ripio, etc.), las condiciones climáticas (lluvia intensa, niebla, etc), el estado del
vehículo, de nuestra salud y, la densidad del tránsito.
Si bien existen límites legales de velocidad máxima: 40 km/h en calles urbanas, 60 km/h en
las avenidas o, la establecida en 30 km/h para los cruces de intersecciones no reguladas por
semáforos, en los pasos a nivel sin barreras ni semáforos, la velocidad precautoria no superará
los 20 km/h, etc. (Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449).
Insistimos en que es siempre el conductor quien debe decidir sobre la posibilidad o no de
aplicar los máximos legales permitidos.
Lo mismo ocurre para el ciclista, quien aunque tal vez no llegue a desarrollar las velocidades
enunciadas anteriormente, debe conocerlas porque participa en una circulación común y, en
su medida, también debe medir la velocidad que le imprime a su marcha, ajustándola a las
condiciones de tiempo y lugar.


ADVERTIR MANIOBRAS

Toda maniobra debe ser:

Comprobada: A través de un juicio de valor, luego de merituar las circunstancias del tránsito,
juzgar si podemos hacerla sin correr riesgos.

Advertida: Comunicarles, con tiempo suficiente a los otros usuarios de la vía, lo que
pretendemos hacer. Las señales que hagamos, se convertirán así en el único medio de
comunicación con quienes me acompañan en el tránsito, en un "dialogo" necesario para que no
me dañen ni dañar a otro.

Realizada: Luego de comprobar y de avisar a los otros mi intención, puedo ejecutar la
maniobra.

Tipos de maniobras:

1- Giro a la derecha - Precauciones

* Acercamos con anticipación al borde derecho de la calzada.
* Reducir la velocidad.
* Advertir a los otros conductores la maniobra, colocando el brazo izquierdo en ángulo recto a
la altura del hombro y la mano abierta.


2- Giro a la izquierda - Precauciones

Esta maniobra tiene un alto grado de peligrosidad, por ello es necesario:

* Comprobar que podemos realizarla porque no existe señal que prohiba el giro a la izquierda
y que la situación del tránsito y velocidad de los vehículos que se acercan tanto de frente como
por detrás no lo impiden.


* Advertir la maniobra con tiempo suficiente, extendiendo horizontalmente y a la altura del
hombro el brazo izquierdo.


* Reducir la velocidad.


En vía de sentido único:
- Situarse al borde izquierdo de la calzada
- Si hay semáforo esperar que se ponga la luz verde
- Si la vía a la que ingresamos es de doble sentido, dejar a la izquierda el centro de la
intersección
En vía de doble sentido:
- Situarse a la derecha, e iniciar la maniobra cuando se pueda desde ese lugar


3- Adelantamientos


Producir un adelantamiento es siempre una maniobra peligrosa, que debemos realizarla en
casos de absoluta necesidad y a vehículos detenidos o muy lentos.

* Norma general: El adelantamiento deberemos realizarlo siempre por el lado izquierdo.

Precauciones:

* Situarnos atrás del vehículo que se pretende adelantar, a su izquierda y a distancia
prudencial

* Mirar hacia atrás y hacia adelante para comprobar que ningún vehículo quiera a su vez
intentar un adelantamiento (ni los que nos preceden, ni el que queremos superar)
* Advertir con anticipación la maniobra, extendiendo el brazo izquierdo a la altura del
hombro.
*Pedalear con rapidez para que el adelantamiento dure lo menos posible
*Volver a colocarnos a la derecha de la calzada, sin obstaculizar al vehículo que hemos
adelantado (separación mínima 1,50 mts.).


Aquí apreciaremos la ventaja de colocar espejos en nuestra bicicleta.

No debemos adelantarnos a otros vehículos cuando:
*Circulemos por curvas
*En intersecciones o sus proximidades
*Cuando veamos venir un vehículo en sentido opuesto al nuestro
*Cuando el carril por el que circulamos esté delimitado por una o dos líneas continuas.


Si somos adelantados, se hace necesario:
* Acercarnos bien a la derecha de la calzada
* Reducir la velocidad, evitando el zigzagueo


4- Cruce de intersecciones


Norma general: Ceder el paso a los vehículos que se nos aproximan por la derecha.
Si nos encontramos con una señal de "PARE", es nuestra obligación detener absolutamente la
marcha, mirar a ambos lados para comprobar que ningún vehículo se acerca al cruce y, luego
reanudar la marcha y efectuar el cruce.

Si nos encontramos con una señal de "CEDA EL PASO", debemos ceder el paso a los vehículos
que vienen por la derecha o por la izquierda y, si es preciso, detenernos.
Siempre deberemos respetar las señales del semáforo vehicular. Aunque la bicicleta sea un
"vehículo menor" no está exenta ni tiene inmunidad para no obedecer.
Del mismo modo, no debemos arriesgar nuestra vida intentando cruces de vías del ferrocarril
con barreras bajas. El simple hecho de enfrentar esa situación de riesgo, nos puede llevar a
provocar errores fatales en estos casos (perder el control de la dirección por los desniveles del
suelo o de las vías, trabarnos con la cadena, etc.), resultando más sencillo perder algunos
minutos que arriesgar de manera tan inútil nuestra vida.
En los cruces de calles, recordemos respetar al peatón, quien tiene preferencia de paso en las
esquinas aun cuando no existan pasos señalizados (sendas peatonales).